La Cucaracha

Vocero digital del Ejército de Pancho Villa

 

“La materia viviente de la historia sigue siendo, siempre, la masa del pueblo; y sólo cuando la sangre circula entre el núcleo organizado y las masas populares, sólo cuando el pulso de uno y otro late al unísono, la socialdemocracia* puede y demuestra ser capaz de realizar grandes acciones históricas” Rosa Luxemburgo (*Socialdemocracia en ese período era el nombre de las organizaciones obreras socialistas).

¡Ahora o nunca!   IU A LA IZQUIERDA

Propuestas DE LA PRIMERA ASAMBLEA ABIERTA DE AHORA O NUNCA. 20/09/2014

 

 

Izquierda Unida es una de las expresiones organizadas de las aspiraciones del pueblo trabajador, de quienes padecen en su vida cotidiana la crisis senil del sistema capitalista, en forma de desempleo, pérdida de derechos laborales, sociales y democráticos, desahucios, discriminación por razón de género, limitación de los derechos democráticos nacionales, y todas aquellas formas de opresión que afectan a la mayoría de la sociedad. Nos organizamos frente a una clase de privilegiados que obtienen su riqueza provocando nuestra miseria.

Desde que IU existe, nunca nos habíamos enfrentado a un reto de esta magnitud; necesitamos y podemos transformar la sociedad. Las ocasiones de que el pueblo tome en sus manos su destino son excepciones en la historia de la humanidad y, ahora, estamos ante esa posibilidad.

En la sociedad está creciendo cada día una fuerza que se forja en el sufrimiento, que va tomando forma en la protesta. IU, y eso es lo que más nos preocupa, no ha sido capaz de estar a la altura de las circunstancias históricas.

Sin duda, a IU nadie le puede negar un gran mérito: el de haber mantenido, incluso en los momentos de mayor desánimo general, de avance de la derecha, la esperanza en la idea de que otra sociedad es posible, de que el objetivo de una sociedad socialista sigue siendo la única perspectiva realista en el Estado español y a escala planetaria.

Pero ahora estamos en una encrucijada. Las elecciones europeas han puesto al descubierto que IU necesita una revolución interna. Un simple maquillaje, una conspiración palaciega no resolverá los problemas que tenemos. Nos felicitamos de los resultados de estos comicios por lo que supone la entrada de millones de personas a la vida política, expresando en el terreno electoral tres años de movilizaciones contra los recortes y la política de la troika. Un 20% a la izquierda del PSOE fue la mejor noticia desde hace muchos años.

Sin embargo, el análisis que nos ha trasladado la dirección federal nos preocupa porque demuestra que no se es verdaderamente consciente de dónde estamos y a lo que se enfrenta la organización. El surgimiento de Podemos ha puesto en evidencia los errores que hemos cometido, especialmente que no hemos sido capaces de ser el cauce de expresión del conjunto del gran movimiento que se había gestado en la sociedad.

Principalmente, dos factores lastran a IU: Por un lado, el anquilosamiento de los aparatos, tanto federal como de muchas federaciones. En algunos casos, la estructura organizativa y los grupos institucionales, que tanto nos ha costado construir más que ser una herramienta para la lucha, se han convertido en su contrario, en un obstáculo para el desarrollo ágil de la organización, para la renovación y para la comunicación directa con la calle. Un ejemplo claro de este lastre burocrático fue el proceso de elaboración de las candidaturas a las elecciones europeas. Otro ejemplo es el fallido proceso de refundación, que chocó con la resistencia de parte del aparato y que generó una gran frustración entre la militancia y los simpatizantes.

Por otro lado, no hemos conseguido convertir el movimiento de la sociedad en organización, no hemos sido el cauce, como decíamos, a través del cual se exprese toda la energía de lucha contra el sistema, contra el régimen del 78 y ello, en una buena parte, porque algunos de nuestros aparatos se ven identificados con ese régimen, con su forma de vida, con sus privilegios de “políticos profesionales”.

Sólo hay un camino para provocar ese cambio que IU necesita y es dejar entrar el aire fresco que proviene de dos fuentes: nuestras bases, la militancia de IU que es nuestro mayor capital acumulado, y directamente de la calle, de los movimientos sociales.

 

-La movilización ha sido la clave de la transformación del ambiente en la sociedad y de los cambios que se están produciendo, incluidos los del campo electoral. Por tanto la tarea más importante, la más vital de IU es IMPULSAR LA MOVILIZACIÓN, conseguir la unidad en la acción, no sólo con PODEMOS, sino con todas las fuerzas de los movimientos sociales y con los sindicatos de clase, haciendo un llamamiento a sus bases para que se incorporen a una lucha común por derribar al gobierno del PP y por cambiar la sociedad.

 

-IU revisara la aplicación concreta de su política en cada federación, municipio, etcétera, con respecto a las políticas de alianzas. IU debe negarse y oponerse a cualquier iniciativa de gobiernos municipales o autonómicos que profundicen en la política del pago de la deuda, disminución del gasto social, reducción de prestaciones, cesión de suelos públicos a entidades privadas, mantenimiento de las contratas (privatizaciones)... Votando en contra, y oponiéndose. Si el PSOE prefiere continuar por ese camino mejor que se apoye en el PP.

 

-Llamamos a la militancia de IU Andalucía a hacer balance de estos años de colaboración con una administración del PSOE ahogada por los escándalos y atrapada en la política de recorte del gasto. Es urgente salir de ese gobierno y comprometerse con la calle, no podemos soplar y sorber al mismo tiempo.

 

-Por otro lado la dirección de la federación de Extremadura debe abandonar el juego de “ser importantes” a cualquier precio y dejar caer al gobierno del PP, retirándole cualquier apoyo.

 

-Debemos recoger y enarbolar lo que el propio movimiento ha defendido: pan, trabajo, techo, suspensión del pago de la deuda, libertades democráticas y República. Sin ninguna concesión, sin un solo paso atrás.

Pero ese programa solo se podrá cumplir poniendo en práctica las medidas que ya fueron aprobadas por IU y que deben defenderse consecuentemente: reducción de la jornada a 35 horas, jubilación a los 60 años, SMI digno, o un puesto de trabajo o prestación, nacionalización de los sectores estratégicos de la economía, nacionalización de la Banca…

 

-Especialmente declaramos que los gobiernos en los que IU participe, en su nombre o como parte de una coalición, declarara de forma inmediata la suspensión del pago de la deuda. Estableciendo una moratoria, dirigida a llevar a cabo una auditoria y conseguir una quita. No sólo no se pagará la deuda ilegítima, sino que en ningún caso se pondrá la devolución de ninguna deuda por delante del gasto social.

-IU concretará en el plazo de un mes la aplicación de la resolución aprobada en la X asamblea federal, referente a la limitación de los salarios a tres veces el SMI. Se publicará en la web los salarios de todos los cargos públicos, liberados y personal contratado en todas las federaciones, y quienes no asuman esto deberán dimitir de forma inmediata de sus cargos remunerados. Todos los cargos públicos de IU renunciarán a los privilegios que van unidos al cargo, como coches oficiales, guardaespaldas, pensiones o cualquier otro que constituya una prerrogativa de la que carezca el resto de la clase obrera.

 

-IU debe conseguir, poniendo todos los medios para la participación de la militancia y nuestro entorno en su preparación política, que el Encuentro Federal previsto para el 26 de noviembre, sea una auténtica  conferencia política para discutir en profundidad lo sucedido, haciendo un balance electoral, de perspectivas y objetivos. Además, debemos recoger las propuestas de estas asambleas abiertas y aprobar el programa de este frente para las elecciones. 

 

-Se anunció que la CE federal iba a ser ampliada y no ha sido así, lejos de eso se ha dado un paso a medias, manteniendo a todas las personas que formaban ya parte de la CE a pesar de lo que se había anunciado, y la “renovación” se ha limitado a invitar a una serie de personas a las reuniones de la CE. De forma inmediata se deben incorporar a la Comisión Ejecutiva Federal, las personas que ahora sólo se plantean como “invitadas permanentes”, y ampliar la CE para que participen de ellas compañeros y compañeras que refuercen la voz de los sectores más críticos, para darle la vitalidad política que la situación requiere.

 

-Se convocará en el próximo CPF la celebración de primarias para elegir al cabeza de lista de IU a las elecciones generales. El mismo método, de primarias, debe seguirse en las federaciones para elegir las listas electorales correspondientes.

 

-En el mes de junio, tras la celebración de las elecciones municipales y autonómicas, se convocará una Conferencia Política para evaluar la situación y marcar la política a seguir hasta el proceso de las elecciones generales. En cualquier caso, tras la celebración de las elecciones generales, se adelantará la celebración de una asamblea federal a las fechas inmediatamente posteriores. (La próxima asamblea sería, según los estatutos en diciembre de 2016)

 

-IU debe concretar, de aquí a las elecciones municipales y autonómicas, la formación del frente de izquierdas. GANEMOS puede ser el núcleo de ese frente de izquierdas que debe negarse a aplicar cualquier recorte de los derechos adquiridos o a pactar con cualquier partido que los proponga, comprometiéndose públicamente a ello. 

 

-Dicho frente debe configurarse por la base, entre las asambleas de base IU, Podemos, y del resto de fuerzas de izquierdas. Frente a las mesas de partidos de tan nefastas consecuencias, acuerdos cupulares o entre burocracias de los aparatos de los partidos, proponemos que sean los militantes de IU, en primer lugar, los que participemos en asambleas conjuntas con otras organizaciones para estructurar y plantear este Frente de Izquierdas. Y que sea también desde ese proceso de donde surjan las candidaturas electorales.

En definitiva: ¡Construyamos una IU más democrática y combativa!