La Cucaracha

Vocero digital del Ejército de Pancho Villa

No es fácil analizar la sociedad, ni en los procesos de fondo, ni en las peculiaridades concretas que se desarrollan dentro de ellos. Las elecciones, independientemente de las particularidades que puedan darse en la fecha concreta y que pueden variar determinados resultados, deben ayudarnos a analizar el grado de intensidad y la dirección de los cambios, así como de los procesos acumulativos en la conciencia de la gente.

Los resultados de las elecciones europeas de 2014 son una expresión política de años de crisis económica, de sus consecuencias, de la valoración de las distintas clases sociales y sectores antes los acontecimientos que se han sucedido y de la forma de pensar y actuar de los distintos partidos políticos desde el inicio de la crisis.

Probablemente veremos en los próximos meses análisis interesados de los resultados, interpretaciones contradictorias, y todo tipo de consecuencias en todos los partidos políticos (dimisión de Rubalcaba). Los resultados pueden ser manipulados, aún siendo objetivos. También se pueden extraer conclusiones equivocadas de los resultados. Esta aportación pretende acercarse a un análisis lo mas serio posible sobre lo sucedido y esa tarea no puede ser individual, todos tenemos distintas experiencias en el mismo contexto histórico, entre todos nos acercaremos mejor a la realidad.

Fin del bipartidismo

Desde las filas del Ejército de Pancho Villa (EPV), llevamos tiempo explicando que nos acercamos al fin del bipartidismo (las enmiendas presentadas en el proceso Asambleario de IU o nuestros comunicados, lo atestiguan). El cambio de época en lo económico, trae consigo un cambio en todo tipo de expresión social; así, las distintas movilizaciones han buscado un cauce alejado del tradicional. El cambio en las conciencias se expresa de una forma u otra: a través de IU, al margen de ella, o como en este caso en la combinación de los dos factores.

Los dos últimos gobiernos (PP,PSOE) han atacado sin piedad a la mayoría de la población: recortes en los servicios públicos básicos, de los derechos laborales y sociales, así como de derechos y libertades colectivas e individuales que han hecho despertar en la lucha a miles de jóvenes y trabajadores. El crecimiento de IU y la irrupción de Podemos son la expresión política de ese proceso.

La democracia empieza a convertirse en algo incompatible con los intereses de los poderosos, parece ser que la mayoría de la sociedad no va a estar de acuerdo con la perdida de servicios públicos y derechos sociales en beneficio de la minoría de siempre. Dirán que la gente que vota contra la troika es irresponsable, esta desinformada, incluso se atreverán a llamar egoísta a quienes no acepten los designios del mercado.

La bajada de votos de los grandes partidos ha sido muy significativa, el PP ha perdido el 40% de sus votantes y el PSOE el 42%. Mas grave aún es la situación para estos partidos en Cataluña donde la suma de PP, PSOE, CS y UPD no supera el 32% de los votos, mientras en el País Vasco supera en poco el 27%. La negación de los derechos democráticos de los pueblos acentúa su debilidad, dejándolos con pequeños porcentajes de representación que les impiden jugar un papel importante en estas comunidades.

Nadie se atreve a cuestionar la derrota de los dos partidos mayoritarios, es una derrota sin paliativos posibles, han perdido entre los dos la cifra de 5 millones de votantes (prácticamente a partes iguales). Los partidos del régimen de la transición han mostrado a la sociedad su verdadera cara, lo que parecía invariable, varía de forma considerable. Ahora lo difícil para el régimen será la vuelta al bipartidismo.

Los partidos que daban estabilidad al sistema pierden influencia y nos acercan a una nueva época también en lo político, la época de la inestabilidad política. Los analistas mas conscientes de la burguesía, desde el mismo momento en que se dan los resultados electorales, muestran su preocupación por el nuevo panorama político. No es para menos, aún no han terminado los ataques y recortes que pretenden realizar y las herramientas necesarias para hacerlos se encuentran en mal estado.

La nueva época política también se va a caracterizar por la importancia de las decisiones que se tomen, hasta ahora pasaban décadas en las que las variaciones en la conciencia eran mínimas. Ya en la última parte del periodo pasado, y sobre todo a partir de ahora, los aciertos y errores de las distintas formaciones políticas van a tener una repercusión inmediata en los ámbitos interno y externo de cada una de ellas.

Todos preveíamos un desgaste de PP y PSOE y un crecimiento de la izquierda a la izquierda del PSOE, pero creo que nadie fue capaz de prever una perdida de apoyo tan significativa como la que se ha dado en este proceso electoral. Muchas veces los ritmos en la evolución de las conciencias son mas lentos de lo que deseamos, claro que nos gustaría tener mejores resultados en este momento, pero en el conjunto de la izquierda transformadora el crecimiento ha sido mayor del esperado por todos.

El varapalo del Partido Popular

Los resultados para el PP suponen un duro varapalo, llevamos años asistiendo a diversas tensiones internas entre el sector derechista que encabeza Rajoy, y el de la derecha extrema que representa Esperanza Aguirre. Aunque hemos visto la pequeña escisión de VOX, el grueso del partido permanece aparentemente unido, el poder institucional ha permitido a Rajoy dar una apariencia de unidad no real.

Este resultado hace que el nerviosismo en el partido se acelere, les va a resultar muy difícil alcanzar gobiernos en municipios y comunidades autónomas. Aunque consiguieran un pacto con el PSOE, tendrían muchas dificultades, y en cualquiera de los caso tendrían muchos menos puestos a repartir entre los suyos.

Es probable que amortigüen (hasta después de las municipales y autonómicas) las tensiones que van a aumentar en su seno. Bien distinto puede resultar tras las municipales y autonómicas en las que la previsible derrota electoral provoque un cambio en la dirección o una escisión mas importante que VOX.

El preocupante crecimiento de la extrema derecha en Europa no se ha dado en el estado español, la derecha sigue mayoritariamente unida en torno al PP, además la iniciativa en la movilización de la izquierda impiden por el momento el desarrollo de una fuerza fascista en el estado español.

La hegemonía de la derecha y su unidad se acaban a corto plazo. La cúpula del PP va a seguir presionada por la troika y la burguesía para que siga recortando, además de pretender aprovechar el tiempo que les quede para impulsar leyes represivas: la del aborto, seguridad ciudadana etc. No conocemos lo suficiente los entresijos del PP, y hasta que punto su aparato burocrático va a intentar aplazar los ataques para mantener un cierto poder institucional. Pero es claro que El Gobierno está atrapado entre la espada y la pared.

Incluso puede haber sectores de la burguesía que propongan elecciones anticipadas antes que el desgaste sea mayor, tras la debacle del PSOE esta hipótesis esta prácticamente descartada. Es posible que gente como Felipe González conociera la magnitud del desgaste de los dos grandes partidos, y la única forma de ganar tiempo y desarrollar los planes de la burguesía pasaría por un adelanto electoral con la garantía previa de que el PSOE entraría en un gobierno con el PP. Ni si quiera así pueden comprenderse las declaraciones de González durante la campaña electoral, a no ser que quiera hacer desaparecer al PSOE.

PSOE. #GameOver para Rubalcaba.

Si grave es la caída del PP, más aún es la del PSOE. Al fin y al cabo el PP representa los intereses de los poderosos abiertamente, mientras que la dirección del PSOE defiende los mismos intereses que el PP, en contra de su base social. Durante las ultimas décadas ha sido así, pero la crisis ha convertido en evidente lo que antes pasaba mas o menos desapercibido entre sus votantes.

La diferencia entre la caída del PSOE y la del PP es que el PSOE si tienen alternativas visibles a su izquierda, tanto el crecimiento de IU como el de Podemos ponen ya al PSOE contra las cuerdas.

Ya sabemos que el sector de Rubalcaba quería un nuevo Secretario General antes de las primarias, para que así el candidato recién elegido se presente con el tirón de la elección y el apoyo de la mayoría de la burocracia; además, como en Andalucía crearán una normas que dificulten la participación de las bases. Será una persona seria y responsable desde el punto de vista del sistema.

Aún así, es posible que gane un candidato alternativo, sobre todo si no tiene ninguna responsabilidad y si se presenta un único candidato no oficial (con muchas opciones si finalmente toda la militancia elige al Stro Gral). En cualquiera de las hipótesis es muy difícil que a corto plazo el PSOE remonte, aunque los medios harán campaña con cualquier candidato para mantener e un PSOE “responsable”.

No podemos descartar nada, pero, o cambia de alguna manera o no parará su tendencia; y si pacta como en Grecia con el PP, acabara como el PASOK. Eso también lo han visto algunos dirigentes, pero a día de hoy su dirección pactaría.

Una hipótesis no prevista hasta ahora, seria que una posible coalición IU, Podemos, y mas partidos y personas podría superar al PSOE en muchos municipios y CCAA. ¿Qué harían los cargos públicos del PSOE en las investiduras? Si pacta con la derecha el PSOE podría tener los días contados.

Izquierda Unida ante un momento histórico

Algún dirigente debe soñar con una frase manida en IU “a nuestra izquierda no existe nada”. Hemos sido el gran enemigo durante toda la campaña, la dirección del PSOE y sus medios afines han hecho todo lo posible para que IU no se acercara electoralmente al PSOE. Al final el fuego amigo ha alcanzado al PSOE, al que Podemos le ha quitado votos.

Aunque la militancia de IU ha participado decididamente en la movilizaciones -jugando un papel fundamental en su organización-, su dirección y cargos públicos no ha sido vista como una oposición contundente -o no todo lo que requiere la situación-. La oposición -en general- dentro del cauce institucional ha sido respetuosa guardando la cortesía y las formas del cretinismo parlamentario.

No han dado ejemplo en algunos casos: con sus salarios, coches oficiales, etc. Además damos un espectáculo poco edificante en Andalucía y Extremadura, que son las CCAA con peores resultados comparados con los históricos en ambos lugares.

Y claro que hay excepciones. Cientos o miles de cargos públicos dan ejemplo de lo que la militancia quiere que sea su organización. Pero los ejemplos que pueden darnos gente como el alcalde de Marinaleda Sanchéz Gordillo o la diputada valenciana (ahora en Bruselas) Marina Albiol... Quedan eclipsados por esa práctica general de la “responsabilidad”. O cuando menos entran en contraducción.

Tampoco hemos dado una imagen democrática en la elección de la candidatura de Izquierda Unida para las europeas, ha sido un acuerdo entre las distintas sensibilidades del aparato, más que un debate ideológico de calado en el que las bases deciden. No se ha debatido el programa electoral entre la militancia, simplemente se ha trasladado lo aprobado por los órganos. No es serio presentar una candidatura encabezada por tercera vez por la misma persona, independientemente de su capacidad, con dos legislaturas (diez años), es más que suficiente excepto que existan causas justificadas (que no es el caso, teniendo propuestas tan atractivas encima de la mesa como Marina, Couso o Lara).

Nuestra dirección se empeña en no entender la evolución de la conciencia. La militancia de izquierdas ha entendido que no pueden ser los aparatos los que decidan las cuestiones importantes, eso ha llevado a CCOO, y UGT ha ser unos aparatos alejados de los intereses de la clase a la que defienden, por no hablar del PSOE. Los militantes queremos participar, y decidir. Democracia horizontal y radical hoy son más que posibles con un poco de voluntad política, los avances tecnológicos permiten una gran participación de la base social de la izquierda. No estamos en la dictadura en la que se hacía imposible la decisión de las bases por la propia seguridad frente a la terrible represión franquista, estamos en 2014, no en 1974.

Por otro lado, tanto el proceso de refundación en su día como el de la participación de otras organizaciones en la lista ha sido realizado de forma cupular. Ya hemos visto que la base social que potencialmente puede militar en IU, no estaba organizada. Aún ahora donde más tenemos que ganar es en sectores de la izquierda no organizados. Cualquier paso que demos en una posible agrupación electoral o frente de luchas, debe contar con la participación y el apoyo de los militantes de todas las organizaciones de izquierda posibles, desde el respeto a todas las direcciones de otras organizaciones de izquierda, lo decisivo para nosotros y para el éxito de cualquier tarea pasa por ellas, no por las cúpulas.

Nuestro crecimiento no puede enmascarar el fracaso que supone no haber sido capaces de ilusionar a nuestra base social, IU no ha crecido en militancia como debería y ha dejado un espacio que ha aprovechado un compañero de viaje. Igual que el 15-M fue también la expresión del fracaso de IU, los sindicatos, y la izquierda en general, Podemos es la expresión de cierto fracaso de IU. Las condiciones objetivas daban para mucho más y Podemos es la demostración.

Ahora hay una fuerza emergente que defiende prácticamente lo mismo, pero de forma mas consecuente a la vista de mucha gente y sin la contradicción institucional. Sin guardar las formas, hablando con franqueza y directamente. Por tanto toca llegar a acuerdos con ellos, desde la militancia, no va a servir que sea cupularmente. No puede haber sectarismos. No llegar a acuerdos de estas características implicaría un desastre para IU, en lo electoral, pero sobre todo, en crecimiento militante. El programa lo han hecho las distintas movilizaciones. Reforma laboral, vivienda social, deuda a la banca, etc. Está muy claro cual es el programa que debemos defender, la calle lo pide a gritos.

Hemos hecho algunas cosas mal, pero a cambio tenemos nuevos compañeros de viaje. Nuestra perspectiva es transformar la sociedad y tenemos un potencial del 18% que parece querer lo mismo. Es para celebrar que se cumple lo que pensábamos en el EPV. No estamos solos. Otra cuestión es lo que opinen los que defienden una IU que se limite a cubrir la banda izquierda del parlamento. Para quien se conforma con eso lo sucedido es un desastre.

Con un proceso de debate y participación entre la militancia de ambas formaciones, ilusionaríamos a muchas capas de la sociedad. Juntos tendríamos cerca el “sorpasso” de verdad y nada hace pensar que las condiciones materiales que pueden provocar ese cambio vayan a variar a corto plazo. Si Podemos y nosotros lo hacemos bien solo nos queda crecer, y poner en serias dificultades al sistema.

La irrupción de Podemos

Cualquier matiz que intentemos objetar suena ridículo comparado con la eclosión de esta fuerza política. Que si los medios, que si son heterogéneos, que si tienen mas fuerza en los barrios de derecha, que si el personalismo, que no aparece la palabra izquierda en el nombre, etc.

Todos estos elementos no explican ni solos ni en conjunto lo que ha sucedido. Casi 1.250.000 votos ¡son palabras mayores!. En general representan las aspiraciones de miles de jóvenes (los mas activistas) que rechazan el sistema, y a los que ningún partido ofrece una alternativa real. Estos jóvenes tienen muchos años por delante y no les vale un pequeño logro parlamentario, su futuro depende de transformar la sociedad.

Es verdad que no es un movimiento de clase, pero defienden el programa de la clase obrera mejor que sindicatos y mas abiertamente que IU: 35 horas, jubilación 60 años, ningún despido en empresa con beneficios, etc. El único factor que falta en la situación para que el sistema tiemble definitivamente, es la lucha de la clase obrera, mas allá de las magnificas luchas defensivas. Y es necesario defender su programa de forma clara.

Ahora les toca convertir este resultado en organización, estamos convencidos de que lo van a conseguir, la ilusión es muy grande y los buenos resultados les ayudan. Aunque una cosa es el voto y otra la militancia, su potencial de crecimiento es muy grande.

Obviamente van a surgir diferencias y dificultades en lo interno, pero tienen el mejor antídoto posible ante estas cuestiones, la decisión de la militancia. Cualquier militante está dispuesta a aceptar una decisión que no comparte si es el resultado mayoritario tras un debate, es la única forma de superar las contradicciones que sin duda se darán.

Especialmente polémica pueda ser la cuestión de los pactos, sabemos que existen sectores en Podemos sectarios con IU, otros con el PSOE, CCOO y UGT. Incluso con todos ellos, también aquí parece acertada la medida que propone la participación de la militancia y no la suma de organizaciones o siglas.

Por un lado seremos aliados y por otro competidores, surgirán roces y problemas; de ámbito interno y externo en cada una de las dos organizaciones. Lo decisivo va a ser que nos necesitamos mutuamente para transformar la sociedad, flaco favor haríamos a nuestras ideario si por esas diferencias desaprovechamos la oportunidad histórica que tenemos ante nosotros. No se trata de diluirnos en Podemos ni en que Podemos entre en IU, desde la identidad de cada una de las organizaciones, debemos golpear juntos en lo político como lo hemos hecho en las movilizaciones.

Por un frente unido

Debemos hacer un llamamiento a todas las fuerzas de izquierda para combatir unidos a los Gobiernos que aplican el programa de La Troika en la calle, la institución y los próximos procesos electorales. Un llamamiento honrado para construir juntos y desde la base un frente unido capaz de aspirar a tomar las riendas de la sociedad. Es lo que quiere la gente, nuestra gente. Se puede sentir en cada conversación y en cada debate. Sólo los sectarios y miopes se opondrán a la voluntad de la gente de participar en la construcción de una alternativa y su aspiración para hacerlo unidos.

De la misma forma aún estamos a tiempo de cambiar nuestra actitud en las instituciones allí donde aún no se ha hecho. Hay que romper lazos con la normalidad institucional. Salir del gobierno Andaluz, y dejar de apoyar presupuestos regresivos como el Extremeño o el del Ayuntamiento de Zaragoza, es la hora de ser audaces y combativos, la realidad lo requiere.

Falta un año para las próximas elecciones, tenemos muchos representantes institucionales que deberían mostrarse beligerantes (en el fondo y en la forma) con la política del PP, o del PSOE. No valen excusas para votar cuestiones que no favorezcan a los nuestros. No vale invocar la legalidad, ni la gobernabilidad... Podemos continuar creciendo e ilusionar a nuestra base social, haciéndoles ver que hemos entendido el mensaje. Estamos en la institución para transformar la sociedad no para minimizar los recortes, no somos el mal menor. Debemos ser parte imprescindible del principio del fin de este sistema obsoleto e injusto.

Los errores que hemos cometido no deben servir para desmoralizarnos, antes al contrario, el aprendizaje nos convertirá en una organización mas fuerte de lo que ya somos. La activa, amplia y ejemplar militancia de Izquierda Unida es la mejor garantía de que esto es posible. Y dicho esto también pensamos que no hay que quitar ni un átomo de importancia a cada nuevo apoyo que hemos obtenido en estas elecciones, ni olvidar que Izquierda Unida ha mantenido viva la llama de la dignidad durante momentos muy duros para la izquierda alternativa.

El resultado electoral ha fortalecido a los trabajadores y a los movimientos sociales. Y las conclusiones son la ya innegable crisis política del sistema actual y el aumento sin precedentes históricos de las fuerzas alternativas al capitalismo. Queda mucho por andar, tenemos con quien hacerlo, y aún faltan por llegar muchos mas a las mismas conclusiones. Tenemos que derribar esta sociedad y construir otra en la que la opresión de unos para con otros y cualquier tipo de desigualdad social sea parte del pasado. Las luchas cotidianas y sus victorias en el presente son ya pequeños pedazos de esa nueva sociedad y la mejor escuela para la conciencia colectiva.

Ejército de Pancho Villa

 

Este es un borrador de una aportación colectiva. ¿Quieres mandarnos tus aportaciones? Escribe a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.